lunes, 24 de octubre de 2011

45 minutos de invierno


Desde hace un tiempo vengo haciendo alusión a la temporada del Real Madrid desde el slogan "Winter is coming", refiriéndome al potencial enorme que, si ya de por sí era inmenso la temporada anterior, prometen los de Mourinho para este curso. El 6-0 en la Rosaleda no hizo sino confirmar las sospechas que levantó la pretemporada merengue, sin embargo, tras aquel partido, el Real tardó en volver a encontrar su fútbol, perdió puntos mientras su rival encadenaba exhibiciones, y perdió fe. Tras el hat-trick de Higuaín, que les abrió las puertas a una revitalizante goleada, y el parón de selecciones, volvieron a exhibir su condición de máquina de fútbol, con los primeros 45 minutos ante el Málaga como primera gran "nevada", de la temporada y, quizá, con los mejores minutos de lo que va de la temporada en el mundo.

En la antesala del encuentro, vistas las alineaciones, era de esperarse un Madrid plenamente de transición, que castigase al Málaga cada riesgo mal tomado, y les diera a ellos el mando del balón. Sin Özil ni Benzema, los grandes activos de posesión posicional en campo contrario, con Higuaín, el sinónimo de "correr" para el Madrid, y enfrentados a un Málaga con sus mejores hombres en el campo, pocas dudan habían sobre el discurso del partido... Hasta que este empezó.

El Real se hizo dueño de la pelota y el Málaga, tímido, trataba de competir con arreones de Cazorla, Isco y Toulalan. Pero era demasiado. El fútbol del Madrid nace en Cristiano Ronaldo, y de valientes es intentar defenderlo a él, defendiendo otras factores de juego. Arriesgadísimo, Pellegrini lo intentó, y falló porque Alonso y Marcelo son demasiado buenos. Los de Mourinho ejecutan una salida Lavolpiana, casi que diseñada para un mediocentro como Alonso, y da vuelo a los laterales que ensanchan y alargan. Si el mecanismo no se hace viable, Marcelo acude al rescate y bate líneas en conducción. La salida es siempre diáfana, y el rival es incapaz de detenerlos. El Madrid se posiciona en campo contrario y allí, asentado en un 3-3-1-3, son demasiado rápidos, demasiado veloces futbolísticamente y son imparables. Si a eso se combina las autopistas que nacen producto del arriesgado discurso defensivo, la goleada es inminente. Y así fue.

Además vimos a un Madrid agresivo en el pressing, presionando tras pérdida, con los defensores escalonados y con superioridad numerica y dominio posicional allá dónde el balón iba. Aunque Pellegrini se preparó, enviando al campo a Rondón y Joaquín de delanteros, la supremacía de Pepe (O Pe-Pe) y Ramos explica muchas cosas del poderío de la transición defensiva blanca. Con ellos de centrales es imposible recibir en apoyo, y una aventura incierta y difícil, como escalar el everest, el hacerlo en ruptura. Sin eso, el abanico de pases se diluye y el espacio en el medio tiende a menguar.

Y, por si fuera poco, el grado de acierto técnico fue elevadísimo. La exigencia futbolística, técnica, física y emocional a la que se expuso el Málaga fue impresionante. El despliegue de gestos técnicos de alta dificultad fue largo y variado, y el nivel físico es diferencial incluso para la máxima élite. El Real Madrid asusta, y asusta porque su fútbol es de equipo, no sólo campeón de Europa, sino de equipo dominante durante años. No lo son porque existe Messi.

Por último, dos anotaciones. Primero, a mejorar el "No jugar jugando" que se debió aplicar en la segunda mitad. Con el partido finiquitado en la primera parte, los otros 45 minutos casi sobraban y el Madrid decidió dejar de jugar, pero al hacerlo concedió y el Málaga pudo filtrar ocasiones. Por otro lado, hay que aplaudir a Cristiano Ronaldo. No es el mejor futbolista del planeta porque se enfrenta a un fenómeno sin parangón, pero sus ganas de mejorar y su fútbol impecable han de ser elogiados. En la Rosaleda vimos al Cristiano Ronaldo más acertado a nivel asociativo que yo recuerde. Un paso más en la evolución y reinvención de, seguramente, uno de los 10 mejores futbolistas de la historia.

Enlaces de interés:

- http://vistodesdemibanda.blogspot.com/2011/10/primera-victima-pellegrini.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada